Grand Canyon

Después de Antelope Canyon, esa misma tarde cogimos la carretera hacia el Grand Canyon. Dejamos atrás los paisajes desérticos de Page y vamos subiendo y subiendo por un camino cada vez más verde hasta llegar a la entrada del parque (30$, el abono es muy pero que muy recomendable).

GC_4i5OCT_01

La carretera es excelente, y el camino está lleno de lugares donde apartarse a mirar y hacer fotos del paisaje.

GC_4i5OCT_02

GC_4i5OCT_03

De camino vemos algunas ardillas, y ciervos, directamente desde el coche, ignorándonos completamente. En realidad primero nos pensamos que había habido algún accidente o algo en la carretera pero no, los coches aminoraban para mirarse los animales o hacerles fotos.

GC_4i5OCT_04

Nos alojamos en este hotel, habitación justita sin ducha, las duchas estaban en uno de los pasillos, y después de registrarnos pasamos que aún nos teníamos que quitar la arena del paseo por el desierto de la mañana.

GC_4i5OCT_05

GC_4i5OCT_06

GC_4i5OCT_07

Aprovechamos lo que nos queda de luz para hacer fotos de los alrededores del hotel.

GC_4i5OCT_08

GC_4i5OCT_09

GC_4i5OCT_10

Ya de noche cenamos en el restaurante, comimos muy bien, no recuerdo exactamente a cual de los que rodean el hotel fuimos. Por cierto si sois cerveceros no dejéis de probar las cerveza artesana local.

GC_4i5OCT_11

GC_4i5OCT_12

GC_4i5OCT_13

GC_4i5OCT_14

GC_4i5OCT_15

Nos levantamos tarde, pero el día anterior habíamos madrugado mucho, para ver y fotografiar la salida del sol en Monument Valley y porqué queríamos hacer muchas cosas esa mañana, nos tocaba descansar.

GC_4i5OCT_16

GC_4i5OCT_17

GC_4i5OCT_18

Disfrutamos del desayuno. Unas notas sobre los desayunos en Estados Unidos, son caros, para dos personas pueden salir tranquilamente por 20-35$ (y aparte propina), pero valen la pena. Valen mucho la pena, son buenos y abundantes, y suelen tener cosas contundentes como huevos (scrambled-revueltos o fried-fritos) o las típicas pancakes-tortitas. Si hacéis ruta como nosotros es recomendable hacer un desayuno contundente ya que es muy posible que tengáis que comer después en un Burger King o similar porqué es lo que hay a mano y no se trata de perder tiempo buscando otro sitio.

GC_4i5OCT_19

GC_4i5OCT_20

GC_4i5OCT_21

GC_4i5OCT_22

Paseamos por los alrededores, y hacemos el primer tramo de un camino que baja hasta el final del cañón. Está lleno de avisos que recomiendan no intentar hacer todo el camino (bajar y subir) el mismo día, la profundidad del cañón es de una milla (1.609 metros), bajar y volver a subir requiere estar muy preparado, una opción más razonable es bajar un dia y volver a subir al siguiente, y conociendo a los americanos estoy seguro de que abajo es posible coger un bus que te lleve de vuelta arriba. En la mayoría de parques naturales veréis autobuses gratuitos que van llevando a la gente de un punto a otro, si os mantenéis en la zona más «civilizada» puedes prescindir un poco del coche (hay parques donde esta zona civilizada no llega ni al 10% de la superfície, ¡magnitudes americanas!) . Nosostros sólo hicimos un pequeño tramo de este camino (juraría que este).

GC_4i5OCT_23

GC_4i5OCT_24

GC_4i5OCT_25

GC_4i5OCT_26

GC_4i5OCT_27

GC_4i5OCT_28

Lo último que vimos fue la estación de tren, que era el principal medio de transporte antes de que se construyera la carretera.

GC_4i5OCT_30

GC_4i5OCT_31

Grand Canyon Railway No.29, fabricada por American Locomotive Company en mayo de 1906

En el momento de subir al coche para salir se puso a llover con furia e incluso cayó algo de granizo, adios a los planes de parar en todos los miradores de bajada. Fuimos hacía Kingman (y comimos en un Burger King), de camino a nuestro próximo destino: ¡Las Vegas!

GC_4i5OCT_29

En tan solo 48 horas disfrutamos de Monument Valley, Horseshoe Bend, Antelope Canyon y Grand Canyon!

Horseshoe Bend y Antelope Canyon

HB_AC_OCT4_01

Habíamos reservado con antelación el tour por Antelope Canyon, salía de Page y para allà que fuimos, ganando una hora al cruzar de Utah a Arizona. El tour lo hacen indios navajos, ya he dicho antes que no son simpáticos. Teníamos un buen rato hasta empezar el tour así que aprovechamos para hacer una escapada a otra atracción turística de la zona, apenas en 10 minutos (podría estar mejor senyalizada eso sí) llegamos al aparcamiento para ir a Horseshoe Bend, un accidente geográfico en forma de herradura. La ranger que suctodiava el acceso nos dijo que era una excursión muy fácil de 15 minutos escasos o menos. Es una excursión fácil pero si hace viento cierran el acceso, porque hay unas grandes vistas pero a mucha altura. También hay mucha gente, ¡pero que hablen las fotos!

HB_AC_OCT4_02

HB_AC_OCT4_03

HB_AC_OCT4_04

La altura realmente impresiona

La altura realmente impresiona

HB_AC_OCT4_06

HB_AC_OCT4_07

Pero aún quedaba Antelope Canyon. Hay varias compañías que os llevarán, nosotros fuimos con esta, y nos costó 100$ dos adultos. Si vais en temporada baja os podéis arriesgar a improvisar, pero nosotros no nos lo queríamos perdes y octubre no es exactamente temporada baja. En Page ya sólo quedaba esperar nuestro tour. La cosa va así, vuestro guía navajo os pondrà en el remolque de una pick-up grandota (estamos en Estados Unidos) y saldrà del pueblo. En seguida dejará la carretera asfaltada para meterse por una pista de tierra (había momentos que parecía que fuera completamente off-road) hasta el punto donde empezaremos el paseo por Antelope Canyon. Mi consejo es que subáis a la pick-up con un pañuelo en la cara, gafas de sol y la cámara guardada en la funda, sinó llegaréis ahí completamente rebozados de arena.

HB_AC_OCT4_08

HB_AC_OCT4_09

¡A dentro!

 

El lugar es impresionantemente precioso, también peligroso si llueve y la entrada está regulada, pero como que a más gente más negocio no está limitada, por tanto ahí os encontraréis con mucha gente, una auténtica procesión de gente avanzando por ahí y cruzándose con los que vuelven y pidiendo paso. ¿Vale la pena? Rotundamente sí, las fotos hablan, hay más de 40.

HB_AC_OCT4_10

HB_AC_OCT4_11

HB_AC_OCT4_12

HB_AC_OCT4_13

HB_AC_OCT4_14

HB_AC_OCT4_15

HB_AC_OCT4_17

HB_AC_OCT4_18

HB_AC_OCT4_19

HB_AC_OCT4_20

HB_AC_OCT4_21

HB_AC_OCT4_22

HB_AC_OCT4_23

HB_AC_OCT4_24

HB_AC_OCT4_25

HB_AC_OCT4_26

HB_AC_OCT4_27

HB_AC_OCT4_28

HB_AC_OCT4_29

HB_AC_OCT4_30

HB_AC_OCT4_31

HB_AC_OCT4_33

HB_AC_OCT4_34

HB_AC_OCT4_35

HB_AC_OCT4_36

HB_AC_OCT4_37

HB_AC_OCT4_38

HB_AC_OCT4_39

HB_AC_OCT4_40

HB_AC_OCT4_41

HB_AC_OCT4_42

HB_AC_OCT4_43

HB_AC_OCT4_44

HB_AC_OCT4_45

HB_AC_OCT4_46

HB_AC_OCT4_47

HB_AC_OCT4_48

HB_AC_OCT4_49

HB_AC_OCT4_50

También estaba la opción de reservar un tour fotográfico, la única diferencia es que puedes plantar el trípode (o al menos intentarlo) y los guías no te meten tanta prisa para que vayas tirando. Igualmente habrá mucha gente, o sea que no se yo si aprovecharéis pagar este extra. Aquí unas fotos de gente por allí dentro, había más pero así se ve el lugar a escala humana.

HB_AC_OCT4_16

HB_AC_OCT4_32

Hecho esto nos esperaba otro destino de lujo. Subimos a Katy (sí, bautizamos así nuestro coche por la KTY de la matrícula) y nos pusimos en camino hacía el Grand Canyon.

HB_AC_OCT4_51

HB_AC_OCT4_52

 

Monument Valley

MV_OCT3_01Después de pasar la noche en Seligman nos tocaba una buena tirada hasta Monument Valley, se trataba de hacer más kilómetros por Arizona, entrar en Utah (adelantar una hora el reloj) y llegar a destino.

MV_OCT3_02Monument Valley es territorio Navajo, o Nación Navajo (Navajo Nation) para ser más exactos, una zona que abarca territorio de los estados de Utah, Arizona y Nuevo México, un territorio semiautónomo gobernado por indios navajo.

MV_OCT3_03MV_OCT3_04MV_OCT3_05

MV_OCT3_06El tema turístico está gestionado por los propios indios, tienen la exclusiva, te tienes que entender con ellos y no necesitan ser simpáticos. Esto ya nos lo habían dicho, pero nos costaba de creer en un lugar dónde en general la gente es de lo más amable. El paisaje poco a poco se iba volviendo más interesante.

MV_OCT3_07MV_OCT3_08

Mirad al horizonte

Mirad al horizonte

MV_OCT3_10Reservamos unos de los hoteles más caros del viaje, pero estaba dentro de Monument Valley, era el único, y si la información de su página web era correcta valdría hasta el último dólar.

MV_OCT3_11Llegamos, comprobamos que la poca simpatía de los indios no era un tópico, fuimos a nuestra habitación y vimos que sí, valía lo que habíamos pagado. En realidad fue un poco más ya que también hay que pagar para entrar en la reserva, aunque sólo entres a hacer fotos hay que pagar, no vale el pase de los parques naturales, nos cobraron 20$. El hotel está en una pequeña elevación, y lo que se ve desde allí es…

MV_OCT3_12MV_OCT3_13Sandra y yo hemos estado en un montón de sitios (y aún tenemos que ir a muchos más), pero sin ninguna duda este es uno de los lugares más impresionantes que jamás hemos visto. ¡Y estuvimos a punto de dejarlo de lado! Vale la pena hacer el rodeo que sea necesario para llegar allí.

MV_OCT3_14Jugando con el HDR

Jugando con el HDR

Las fotos apenas hacen justicia, es un tópico, pero en este caso es verdad. Todas las habitaciones estan encaradas a este paisaje, sólo con pensar que veríamos el Sol salir por allí al día siguiente ya nos emocionábamos. De momento lo que tocaba era la puesta de Sol, quisimos ser más listos que nadie y nos pusimos a hacer fotos al Sol que se ponía, y todo el mundo hacía fotos detrás nuestro, era por algo.

MV_OCT3_16MV_OCT3_17MV_OCT3_18La puesta estaba bien, pero la vista principal con el cambio de luces era mucho mejor.

MV_OCT3_19MV_OCT3_20Para cenar tuvimos un malentendido con el personal del hotel, malentendido que no les inquietó lo más mínimo pero que casi nos deja sin cenar, no teníamos ganas de coger el coche y salir del estado para cenar. La cena era muy justita y cara. Sandra se disponía a pasarse parte de la noche despierta para hacer fotos y más fotos. No había mucho más por hacer, aunque se podía ver una peli de John Wayne proyectada en una de las paredes.

MV_OCT3_21Si la puesta de Sol fue espectacular el amanecer nos dejó sin palabras.

MV_OCT3_22

MV_OCT3_23MV_OCT3_24

MV_OCT3_25MV_OCT3_27No exagero, estas vistas eran desde la habitaciónNo exagero, estas vistas eran desde la habitación

MV_OCT3_29MV_OCT3_30

MV_OCT3_31Fuimos de los primeros en desayunar a las siete, queríamos hacer muchas cosas en muy poco tiempo. Después de desayunar pusimos rumbo a Page, de camino cruzamos la state line de Arizona y recuperamos una hora. Habíamos visto una de las mejores cosas del viaje, sin duda.

MV_OCT3_26

On the road

02_OCT_01El libro En la carretera  es uno de mis preferidos(otras obras Jack Kerouac de no me gustan tanto), y hacer kilómetros por las carreteras americanas, estar on the road, era uno de los alicientes del viaje.

02_OCT_02Teníamos que ir desde Los Angeles hasta Monument Valley, y pasaríamos la noche dónde nos cansaramos de conducir. Además aprovechamos la mañana para ir a un outlet a comprar, concretamente fuimos a Ontario Mills, sobretodo a comprar pantalones vaqueros que salen muy bien de precio, y casi todos los dependientes hablan castellano, si no os defendéis en inglés no tendréis problemas. El outlet es muy americano, o sea inmenso, mucho. Si queréis mirar todas las tiendas os podéis pasar un par de días tranquilamente, nosotros sabíamos lo que queríamos y fuimos a tiro hecho, pero nos pasamos la mañana. ¡Y después carretera!

02_OCT_0302_OCT_04Mucha carretera.

02_OCT_05Carretera inacabable, paisajes áridos.

02_OCT_0602_OCT_0702_OCT_0802_OCT_09Llegamos a Needles aún temprano, así que decidimos tirar aún más, hasta Seligman. Además tal como nos adentrábamos en Arizona dejábamos atrás las autopistas y usabámos carreteras más pequeñas, y en algunos tramos incluso pasamos por la mítica Route 66.

02_OCT_1002_OCT_11Finalmente llegamos a Seligman y nos alojamos en el Supai Motel, además cogimos la última habitación disponible del hotel (y puede que del pueblo), tendríamos que haber seguido hasta Flagstaff pero ya empezábamos a estar cansados.

02_OCT_12Cenamos en un restaurante típico americano, y muy bien además. Y estuvimos charlando con nuestro vecino de mesa que nos explicaba que había hecho dos veces el camino de Santiago, y aún se acordaba del pulpo.

Una cena excelente

Una cena excelente

Una decoración peculiar

Una decoración «peculiar»

Un día redondo, habíamos hecho los compras (y por tanto nos olvidábamos del tema) y los kilómetros que habíamos dejado atrás. Y yo además conduje aunque fuera sólo unos metros por la mítica Route 66.

Nota: Todas las fotos de esta entrada se han hecho con el teléfono móvil.

Los Ángeles, California; segundo día

El segundo día no teníamos nada especialmente planificado, la verdad es que aún estábamos cansados del día anterior, más que cansados estábamos un poco hartos. Fue mucha carretera, y la sensación que la ciudad se nos escapaba encerrados en el coche en esas autopistas. Pensad que la visión de la ciudad desde las autopistas es similar a la visión de Barcelona que se tiene desde las rondas.

Un desayuno bastante decente

Un desayuno bastante decente

Así que desayunamos, nos armamos de mapas y paciencia y tiramos hacia el primer sitio que nos apetecía visitar. Una de las atracciones turísticas de LA es el cartel de HOLLYWOOD, en internet se explica claramente como llegar y nos dirigimos allí. También en internet se explica que el mejor punto de vista está en una calle residencial y que los vecinos estan hartos de tener todo ese tránsito de turistas. Lo que en internet no explicaban (al menos cuando lo miramos) es que los vecinos finalmente han conseguido cerrar la calle, o sea que cuando vimos la señal que nos impedia seguir fuimos al segundo mejor punto donde ver el cartel, el observatorio Griffith.

US_LA_02_01

Descubrí que la cámara hacer fotos panorámicas

Descubrí que la cámara hace fotos panorámicas

Para llegar ahí tiramos de navegador, traer el navegador de casa y con los mapas actualizados es prácticamente obligatorio, pero sobretodo tremendamente útil. Y una vez allí sí, además de unas vistas de LA (y de su nube de contaminación)…

El observatorio

El observatorio

US_LA_02_02… ¡uno de los carteles más famosos del mundo!

US_LA_02_05US_LA_02_04US_LA_02_06El lugar está bastante bien, tiene un aparcamiento grande y gratuito y servicios (en Estados Unidos las multas por mear «por libre» son altas). Y ya que todo el mundo se hacía selfies nosotros no pensábamos ser menos.

US_LA_02_08¿Recordáis cuando he dicho que nos habíamos armado de mapas? La idea era ir a los puntos dónde queríamos ir evitando las autopistas y para eso necesitábamos los nombres de las calles. Cuando el tráfico es denso pues es denso, pero entre moverse en atasco por las autopistas o dentro de la ciudad yo tengo claro qué prefiero. Además no encontramos atasco sólo tráfico denso.

US_LA_02_11Y nuestra siguiente parada (unos buenos 40 minutos de coche) era Santa Mónica, concretamente la zona del pier y final de la ruta 66, el pier ha salido en películas y series de televisión hasta aburrir. Además al ser un septiembre muy caluroso la playa aún estaba bastante llena, la verdad es que un baño nos hubiera sentado bien. Aquí sí tuvimos que dejar el coche en un párquing y pagar, nos clavaron 12$.

US_LA_02_10US_LA_02_09US_LA_02_12US_LA_02_13US_LA_02_16US_LA_02_14US_LA_02_15En el propio pier, lleno de atracciones, tiendecitas y restaurantes, pudimos comer las últimas hamburguesas en tierra firme según decía su publicidad. No era una cadena clásica de hamburgueserías pero nos sirvió. De allí queríamos ir a otro sitio que suena mítico y glamuroso Malibú!

US_LA_02_17US_LA_02_18US_LA_02_19US_LA_02_20

Organización ¡sobretodo!

Organización ¡sobretodo!

US_LA_02_22US_LA_02_23US_LA_02_24US_LA_02_25

Las casas son la playa

Las casas son la playa

US_LA_02_27US_LA_02_28US_LA_02_29US_LA_02_30Nos acercamos a Malibú usando partes de la PCH (Pacific Coast Highway, o la carretera del Pacífico), parecido a las costas del Garraf (enlace en catalán) pero sin tantos altibajos, con casas que no es que tengan acceso a la playa, es que son el acceso a la playa. Por eso por la carretera veremos entradas de casas o playa, no hay término medio.

US_LA_02_31US_LA_02_32US_LA_02_33US_LA_02_34US_LA_02_35Visitamos algunas cosas en los alrededores (pagando párquing otra vez) y fuimos hacia nuestra última parada del día ¡Venice!

US_LA_02_36US_LA_02_37

Ni idea de qué estaban rodando

Ni idea de qué estaban rodando

US_LA_02_39US_LA_02_40Y Venice es un poco un Lloret a la americana, todos los colgados y locos y la gente más arrastrada de LA estaban allí, creo que no faltaba ni uno. Sólo pasear por allí era un espectáculo, y la playa era enorme.

US_LA_02_41US_LA_02_42US_LA_02_43Se hacía tarde, así que hicimos en coche todo Rodeo Drive, y todo Sunset Boulevard, ¡un montón de quilómetros! Para acabar en Hollywood Boulevard, que tenia bares y podríamos cenar. Para aparcar tuvimos que discutir con un encargado que nos quería cobrar 20$, cuando le dijimos que sólo era cenar y volver en dos horas máximo nos lo dejo en 15$ que seguía siendo un atraco a mano armada pero no teníamos ganas de dar vueltas buscando aparcamiento.

US_LA_02_44US_LA_02_45Cenamos bastante bien en un sports bar especializado en buffalo wings, alitas de pollo, se podia escoger el nivel de picante, yo simplemente dije «hot» y aquello estaba delicioso, sí, lloraba mientras lo comía, ¡pero que bueno!

Alitas picantes

Alitas picantes

El primer día LA no nos gustó nada, pero este segundo día la cosa ya cambio, y al menos a mi la ciudad me gustó más. Creo que es la ciudad típica americana (prototípica en realidad), extensiones enormes y coche imprescindible; está en las antípodas de cualquier ciudad europea, es como un montón de urbanizaciones una al lado de otra, cada una con un algún mall y alguna calle comercial. No es una ciudad a la que me encantaría volver, los inconvenientes están ahí, y pesan, pero tampoco la evitaría, no me importaría pasar unos días más, creo que ahora ya sabría como disfrutarla. Es una ciudad compleja, difícil, inmensa… ¡tiene su punto que demonios!

Hollywood

Los Ángeles, California; primer día

US_LA_01_11La ciudad de Los Ángeles (LA a partir de ahora) es quizás la más emblemática del estado de California juntamente con San Francisco, ninguna de las dos es la capital este honor lo tiene Sacramento (una de esas capitalidades en ciudades pequeñas tan normal en los USA). Y no es una ciudad cualquiera, hay motivos para odiarla y para quererla, nosotros tuvimos un poco de cada. Pero sobretodo es una ciudad difícil, más para los europeos. El coche es omnipresente e indispensable, si pensáis visitar Los Angeles sin coche buscad otro blog, nos despreocupamos completamente de autobuses, o red de metro o cualquier transporte que no fuera nuestro coche. Y el tráfico en LA es, básicamente, una mierda. Imgino que los nativos sabrán las horas complicadas, podrán calcular los tiempos de desplazamiento, etc. Nosotros fuimos incapaces, podíamos tardar 2 horas en hacer unos 25km, o hacer 40km en diez minutos.

US_LA_01_TELF_01El primer día madrugamos bastante (efectos del jet lag), desayunamos en el hotel (havia donuts, té, café y zumos) y como aún faltava para la visita que teníamos reservada en los estudios de la Warner fuimos hacia el paseo de la fama en Hollywood Boulevard.

US_LA_01_01US_LA_01_02US_LA_01_04US_LA_01_05US_LA_01_10US_LA_01_TELF_05

Allí hay el teatro chino (donde se hacía la gala de los Oscars), el teatro Dolby (donde se hace ahora) y mogollón de estrellas en el suelo.

US_LA_01_03US_LA_01_TELF_02US_LA_01_06US_LA_01_07US_LA_01_08US_LA_01_09US_LA_01_TELF_03US_LA_01_TELF_04Es curioso, y está visto rápido. Eso sí, aparcar en complicado en los sitios más turísticos, nuestro consejo es no precuparos y meted el coche en un párquing, ese fue un gasto importante en LA. De allí fuimos a los estudios de la Warner Bros.

US_LA_01_TELF_06US_LA_01_TELF_07Habíamos reservado el tour en castellano y fue un acierto. Nuestro guía, Bob, se lo curró muchísimo, recreó escenas de películas (imitaba a Jim Carrey de forma increible) y en algún momento con alguno de los visitantes aprovechaba para organizar una pequeña recreación o para participar él mismo. Una de las series de la que tenía más referencias era Pretty Little Liars, y como una de las fans de la serie del grupo eran una chica guapa se esmeró.

US_LA_01_17US_LA_01_20Cuando entramos en los enormes estudios al aire libre no entramos en platós, ves cosas que parecen moteles, o una calle residencial con sus casas. Son oficinas, cuando las necesitan para una escena le ponen neones o algún detalle y los actores graban allí, todo muy práctico. Incluso hay una plaza, con césped, calles con tiendas alrededor y edificios oficiales, por ejemplo se usó en la serie Los Dukes de Hazzard.

Parecen casas ¿a que sí?

Parecen casas ¿a que sí?

US_LA_01_16

Hazzard, entre otros sitios

Hazzard, entre otros sitios

US_LA_01_19US_LA_01_21US_LA_01_22US_LA_01_23También vimos Nueva York, o al menos unos exteriores que pasarían por ser de la ciudad de los rascacielos, en algunos de estos se rodaron escenas de la primera película de Spider-man (protagonizada por Tobey Maguire), de nuevo gran recreación y explicaciones de Bob.

US_LA_01_24US_LA_01_32Hay un museo con todos los batmóviles, y otro de dos pisos dedicados a Batman y a Harry Potter, yo fui de cabeza al piso dedicado al niño mago.

US_LA_01_26US_LA_01_27US_LA_01_31US_LA_01_28US_LA_01_29

El sombrero que escoge

El sombrero que escoge

El cabrón me envió a Hufflepuff, ¡a mí!

El cabrón me envió a Hufflepuff, ¡a mí!

Ya en la parte final pudimos ver dos «sets», a ver están en el museo y tienda, no me quedó claro si son 100% reales o una recreación 100% realista, da igual, me senté en el sofá de Friends.

Casa de "Dos hombres y medio" en las últimas temporadas

Casa de «Dos hombres y medio» en las últimas temporadas

Central Perk

Central Perk

US_LA_01_TELF_09Los platós no están abiertos, pero ver actores por allí es posible, no vimos a ninguno pero el grupo anterior había visto a Jim Parsons, es un aliciente para una visita muy interesante. Todo el recorrido se hace en cochecito de golf porque las distancias son enormes, eso es inmenso, tanto como para tener su propia estación de bomberos. La propina al guía no es obligatoria, pero evidentemente es bien recibida, casi todos los de nuestro grupo le dieron propina a Bob, se la ganó.

US_LA_01_25Y como somos unos enfermos y unos fans de la serie The Big Bang Theory quisimos ir a Pasadena i menjar al restaurant on treballa Penny el Cheesecake Factory. Comimos razonablemente bien, por un precio también razonable (no barato, razonable). Después para hacerlo bajar paseamos por Pasadena, andando, somos unos rebeldes.

US_LA_01_35US_LA_01_36US_LA_01_38

¿Veis aquel puntito verde? ¿Sabéis qué es?

¿Veis aquel puntito verde? ¿Sabéis qué es?

¡Una quinceañera!

¡Una quinceañera!

Y después la cara chunga de LA, atascos eternos. Queríamos ir al Santa Monica Pier, y tardamos lo que no está escrito, además ya era de noche y el precio por aparcar nos pareció excesivo por el poco rato que estaríamos. Estábamos muy cansados, el jet lag aún hacía de las suyas en nosotros. Así que nos dirigimos a un sitio que quería visitar sí o sí para comer Koreatown!

US_LA_01_TELF_12

Si podéis ¡buscadlo!

Si podéis ¡buscadlo!

Paramos en un aparcamiento donde nos dijeron que podíamos aparcar sólo si ibamos a uno de los restaurantes. En uno había cola y en el otro no, fuimos al de la cola. Como habíamos comido mucho y tarde no pudimos disfrutar mucho de la comida ni acabarnosla, eramos los únicos occidentales entre los clientes, no recuerdo el nombre del plato que nos pedimos pero sí que estaba ¡demencialmente bueno!

US_LA_01_TELF_11US_LA_01_TELF_10Koreatown está relativamente cerca de nuestro hotel (que está en Hollywood), gran parte del trayecto en coche por los carteles que veíamos podríamos haber estado en Corea, el idioma inglés era la excepción. A pesar de la excelente comida el día nos dejo un mal regusto, mucho rato en la carretera prácticamente parados es la cara menos amable de una ciudad donde el coche es esencial.

Empezaba este post diciendo que había motivos para odiar esta ciudad y para quererla, este primer día fue más de odio.

Conducir en los Estados Unidos

nissanConducir en los Estados Unidos es fácil, las carreteras son anchas y seguras y en general muy bien señalizadas. No es imprescindible sacarse el carnet internacional de conducir, pero sí recomendable, no nos lo pidieron en ningún momento, pero por lo que cuesta no está de más llevarlo, y llevarlo (obviamente) acompañado de carnet original en vigor.

El 90% de los coches que circulan por Estados Unidos son automáticos, y también el que alquilaréis. El coche tendrá una palanca allí dónde esperariais encontrar el cambio o en el volante, como los intermitentes, con unas opciones que pueden ser P, D, N, R, L: Parada, No poner, aDelante, atRás y La marcha de San Francisco. Explicaremos las dos marchas raras: No poner o N, es el punto muerto, pero digo no poner porque a diferencia de los coches de aquí un coche automático en punto muerto NO FRENA o sea que mejor ni ponerlo: La marcha de San Francisco o L es solo para subidas muy pronunciadas, es una especie de primera y en San Francisco nos fue muy bien tenerla.

[EDICIÓN: me dicen que los coches en N sí frenan, yo no lo probé. si alguien más puede informar sobre el tema se agradecerá]

Si os encontrais en un atasco no tendreis que estar castigando el embrague y poniendo primera para volver a parar una vez y otra y otra y otra. Acelerador, freno y listo, y el coche no se cala, tampoco acelera muy deprisa pensad en ello cuando veais coches entrando en la autopista delante vuestro. Y en un semáforo donde teneis que estar parados TENEIS QUE PISAR EL FRENO o el coche avanza. La última particularidad es que los coches pueden tener un freno de mano normal o un pedal donde tocaría el embrague que es el freno de mano. ¿Complicado? ¡Pues esperaos!

Están los cruces, muchos tienen semáforos, si quereis seguir recto solo teneis que esperar el verde, pero si quereis girar la cosa cambia. Si quereis girar a la derecha os teneis que poner a la derecha y lentamente saltaros el semáforo rojo y actuar como si tuvierais un «Ceda el paso» avanzad con cuidado y si os podeis incorporar adelante. Si quereis girar a la izquierda la cosa es parecida pasar lentamente y como si tuvierais un «Ceda» hasta medio cruce y desde allí incorporarnos cuando podamos. Hay videos en youtube donde lo explican y lo podeis ver mejor por ejemplo este . ¿Pero que pasa en un cruce no señalizado? ¿Quién tiene preferencia? El primero que llega. Todo el mundo se para en estos cruces y cuando ya nos vemos todos se va pasando por estricto orden de llegada. Parece complicado pero no lo es, y se respeta. Y después los Stops, en San Francisco había cruces con 4 Stops (2 calles de doble sentido, como la mayoría, pero eran como un «Ceda» porque sino aún estaríamos allí, una vez en el cruce por orden de llegada, video de ejemplo aquí.

Cuidado con la velocidad, se lo toman en serio y en algunas carreteras vimos coches patrulla escondidos esperando cazar fitipaldis, de hecho les vimos multando a uno. En carretera la cosa pasaría con una multa, en un pueblo hay posibilidades que por exceso de velocidad os hagan pasar la noche en el calabozo (pocas posibilidades, pero existen). Y recordad que los cuentaquilómetros van en millas, si «sólo» marca 100 significa ¡que vais a toda leche!

La gasolina es muy barata, hicimos más de 4.000 quilometros y no gastamos ni 300 euros en gasolina. La manera de llenar el depósito es pedir más gasolina de la que nos cabe y cuando no podamos poner más volver a pedir el cambio de nuestro surtidor (intentad hacer números redondos), lo hace absolutamente todo el mundo.

Las distancias son a otra escala, 200 o 300 quilometros no son nada así que si es una zona poco poblada o transitada os podéis pasar muchos quilometros sin gasolineras ni gente, si intuís que podéis estar en uno de estos sitios llenad el depósito siempre que podáis. Llevad agua, sobretodo si cruzás sitios de climatología extrema (el Death Valley en nuestro caso con temperaturas que superaban de mucho los 40ºC), y gafas de sol, como os toque una recta eterna con el sol de cara las vais a pasar canutas. Aparcar ya es una cosa más específica de cada sitio, ya lo comentaré cuando toque pero rápidamente buscad hoteles/moteles con aparcamiento siempre, y si queréis aparcar cerca de lugares turísticos tendréis que pagar, no os esforcéis, es lo que hay.

A nivel de conducción lo peor que nos hemos encontrado han sido los atascos de LA y la circulación en puntos muy transitados dentro de la ciudad; el Strip de Las Vegas y las subidas impresionantes de San Francisco. Aún así la gente es cordial (o correcta en las grandes ciudades) y conducir no es más estresante que en cualquier otro lugar similar. Las carreteras eran una delicia. Este viaje se tiene que hacer conduciendo, o sea que más vale que os guste.

road

Nuestro gran viaje

Este año hicimos tarde las vacaciones, a finales de septiembre, pero valía la pena. Hacía años que soñábamos con este viaje, y hace ya más de un año que lo teníamos claro y empezamos a mirar vuelos, fechas, alojamientos, etc. Queríamos recorrer la Costa Oeste de los Estados Unidos.

Route66

Un resumen rápido de nuestra ruta sería este. Llegábamos a Los Angeles, después de unos días allí marcharíamos de California, cruzaríamos Arizona y entraríamos en Utah para llegar a Monument Valley. De allí retrocederíamos y entraríamos de nuevo en Arizona para visitar Antelope Canyon y Horseshoe Bend y desde allí ir hacia el Grand Canyon (sí, el del Colorado). De allí salir de nuevo de Arizona y entrar en Nevada para ir a la mítica Las Vegas. Desde Las Vegas tocaría cruzar el Death Valley hasta llegar (de nuevo en California) al Yosemite y de allí a San Francisco. Después de unos días el plan iba a ser bajar siguiendo la costa cruzando el Big Sur hasta Los Angeles y coger el avión de vuelta. Un plan ambicioso, pero lo conseguimos.

Volamos con Norwegian, una low cost que hace vuelos transoceánicos. Fuimos bien, los asientos eran cómodos pero estrechos, había infinidad de series y películas para ver en las pantallas, la comida había que pedirla (y pagarla obviamente) en el momento de comprar el billete, algunos aviones disponen de wi-fi. El check-in en el aeropuerto de Barcelona lo tuvimos que hacer en una máquina que sólo funcionaba e inglés e idiomas nórdicos. Un vuelo de 4 horas hasta Estocolmo, y allí uno de más de 10 hasta Los Angeles.

Hollywood Boulevard

Hollywood Boulevard

Para ir a Estados Unidos hay que tener el pasaporte en vigor, pedir la ESTA y pasar unos controles de inmigración de lo más entretenidos. Normalmente ya en el avión os dan unos formularios, llevad la dirección del primer hotel a mano (hay compañías que no te dejan embarcar si no les das una dirección, tampoco parece que la comprueben) porque os la pedirán, y también el billete de vuelta sobretodo si usáis diferentes compañías, sin billete de vuelta no os dejan entrar. Después de bajar del avión y recoger las maletas nos encontramos con unas máquinas (estas sí iban en castellano) dónde poner el pasaporte, teníamos que introducir la dirección del hotel y la máquina nos hacía una foto y nos tomaba las huellas de los dedos y nos entregaba un papel (si alguna cosa no la hacías bien el papel salía tachado y el policia se te miraba más). Con esto ya hacia el policia que se mirará el pasaporte, el papel y seguramente te preguntará cosas sobre dónde vas, por qué, cuándo piensas volver, los lugares que has visitado y que está viendo en tu pasaporte, etc. Muchos de estos policias son hispanos o sea que esta parte puede ser fácil. Una vez superado esto hay otros policias que se quedan el papelito de la máquina y ya salimos, ¡hemos llegado a Los Angeles!

Allí hay que seguir los indicadores de Rental Cars, esperar un autobús que nos lleve a nuestra compañía (esto lo traíamos hecho de casa, habíamos alquilado un coche con Budget). Allí nos intentaron colocar su GPS con la excusa que los GPS europeos tenían mapas desactualizados o… después de un rato trasteando y viendo que no cedíamos (y que nuestro GPS con los mapas de todo USA acabados de cargar funcionaba bien) lo dejaron estar. Alquilamos un coche equiparable a un Ford Focus, para ellos es un coche compacto (lo entiendes cuando ves las bestias que corren por esas carreteras), resultó ser un Nissan Versa que funcionó de maravilla, pese a ser automático. Pusimos la dirección del hotel y para allá que fuimos, sólo tardamos unas dos horas, el tráfico en Los Angeles (LA de ahora en adelante) es una mierda, está lleno de autopistas de 4-7 carriles por banda, sin peaje, y están llenas.

Nuestro hotel

Nuestro hotel

Ya en el hotel preguntamos si había algun sitio para comer algo a «walking distance» (esto hay que remarcarlo si queremos ir a algun sitio a pie, en LA usan el coche para todo). Comimos en un fast-food y antes de las nueve de la noche estábamos durmiendo, había sido un día muy largo y esto acababa de empezar.

Nuestro coche

Nuestro coche