El mercado navideño de Núremberg

Escribo esta entrada con la idea de publicarla en septiembre de 2015, pero el viaje lo hicimos en diciembre de 2014. Entre una cosa y otra se me fue haciendo tarde y no tenía mucho sentido publicar esto completamente fuera de temporada. Este puede ser un buen momento para planear este viaje cuando empiece el mercado, según su web entre el 27 de noviembre y el 24 de diciembre.

NURNBERG_01Este viaje era un regalo de cumpleaños, mi señora cumplía años y le encanta la navidad, era una decisión lógica. Tengo conocidos en Alemania que me confirmaron que allí los mercados navideños son una pasada y que de todos el de Núremberg es el mejor. Así que reservé vuelo (no hay vuelos directos desde BCN, volamos con Swiss Air haciendo escala en Zurich) y hotel para el puente de diciembre.

NURNBERG_02

El aeropuerto de Núremberg es pequeño y tiene estación de metro (U-Bahn) que en unos 15 minutos nos dejará a tocar de la estación central de la ciudad o Hauptbahnhof, desde allí en cinco minutos de nada en el hotel, nos alojamos en este hotel, estaba muy bien pero había otros hoteles más cercanos al meollo dentro de las murallas de la ciudad. El único inconveniente del nuestro es que el camino de vuelta por la noche era un poco tétrico.

Primer aviso, Númeberg está en Alemania y allí en invierno hace frío, más que aquí, la ropa de abrigo es obligatoria, camisetas térmicas, gorros, bufandas, ponerse dos calcetines… este tipo de cosas. Y una vez equipados a pasear, en qualquier hotel os daran un mapa y os indicaran como ir al mercado navideño, y también está señalado por la calle, básicamente se trata de entrar a las murallas (reconstruidas, como gran parte de Alemania) y allí ir siguiendo los indicadores, llegaréis al Christkindlemarkt. Coged el mercado de Santa Llúcia de la catedral de Barcelona, multiplicadlo por 10 y más o menos es lo que tenéis, un centro de la ciudad que podríamos bautizar perfectamente como Villa Navidad. Y para el frío sólo una palabra: glühwein.

¡Salud!

¡Salud!

Un pequeño apunte sobre el glühwein, os cobraran un precio superior a aquel que vereis anunciado, eso es por el vaso o taza, cuando lo devolváis os lo darán. Dentro de la plaza dónde está el mercado navideño se usa el mismo modelo de vaso para que lo podáis devolver en qualquier sitio y no tengáis que volver necesariamente dónde lo habéis pedido.

¡Nos acercamos!

¡Nos acercamos!

Una vez recuperada la temperatura es el momento de acercarnos al mercado, y más vale que os guste la navidad o acabareis hartos en los primeros diez minutos. Estamos en Alemania y aquí se toman las cosas en serio y si toca ser los más navideños pues es lo que toca y punto.

¡Ya estamos!

¡Ya estamos!

NURNBERG_06

NURNBERG_07

El mercado llega al máximo de «pintoresquismo» al anochecer, en ese momento ya se puede ser más navideño. Nosotros entre este primer contacto y la visita nocturna aprovechamos para echar una siesta en el hotel, porque si no el madrugón para ir al aeropuerto nos pasaría factura y no era plan.

NURNBERG_09

NURNBERG_10

NURNBERG_11

NURNBERG_12NURNBERG_13Teníamos que buscar dónde cenar, y nos queríamos sentar, con lo que descartamos los puestos de comida del mercado, que son muchos y muy variados. Tiramos para arriba, Sebalder Pl., Bergstraße pasando por la plaza donde hay la estatua del iluste nurembergués Albrecht Durer y la dejamos atrás, siempre subiendo.

NURNBERG_14

NURNBERG_15

Hasta llegar a Gaststätte Zur Schranke, en el número 3 de Beim Tiergärtnertor. Es un restaurante típico alemán, esto implica tres cosas:

  1. Se come sensacionalmente bien.
  2. La cerveza es de otro mundo, un mundo mejor.
  3. Os sentarñeis donde haya sitio y compartiréis mesa con quien sea, aprovechad para socializar.

A nosotros nos encantó y hubiéramos repetido de encontrarlo abierto al día siguiente.

¡Vale mucho la pena!

¡Vale mucho la pena!

NURNBERG_16NURNBERG_18NURNBERG_19

Y de allí de vuelta al hotel, y sí, los últimos metros intimidaban un poco, pero sólo era una impresión, la verdad es que Núremberg nos pareció seguro como el resto de Alemania, y eso es mucho.

NURNBERG_17Al día siguiente disfrutamos de uno de los puntos fuertes del hotel, el bufet de desayuno, sensacional. Y con el desayuno resuelto de nuevo a cruzar las vías de los tranvías hacia la ciudad vieja o Aldstadt, a ver las otras cosas interesantes a parte del mercado.

NURNBERG_20

NURNBERG_21

NURNBERG_22

NURNBERG_23

NURNBERG_24Arriba de todo de la montaña dónde se encuentra la ciudad está el castillo imperial o Kaiserburg. Es espectacular por fuera, y tiene un interior muy interesante, además de ofrecer unas vistas impresionantes sobre la ciudad.

NURNBERG_26

NURNBERG_27

NURNBERG_28

NURNBERG_29

NURNBERG_30

NURNBERG_31

NURNBERG_32

NURNBERG_33

NURNBERG_35

NURNBERG_34Ya de bajada aprovechamos para entrar a todos los edificios que estaban abiertos, iglesias sobretodo.

NURNBERG_36

NURNBERG_37

NURNBERG_38

NURNBERG_39

NURNBERG_41

NURNBERG_42

Y después hacia el epicentro de la ciudad, de nuevo el mercado navideño. Y como ya se nos estaba haciendo de noche el ambiente resultaba, si cabe, aún más navideño. Desafortunadamente no pudimos repetir el restaurante para cenar del día antes, pero en Alemania comer bien a un precio razonable no es especialmente complicado.

NURNBERG_43

NURNBERG_44

NURNBERG_45

NURNBERG_46

NURNBERG_47Y nos quedaba aún una mañana. Es lo que pasa con vuelos que salen al mediodía, paseamos por la alstadt de nuevo, aprovechando que era laborable y las tiendas estaban abiertas compré tabaco de pipa. En Alemania se encuentra mucha variedad y muy bueno, a un precio parecido al nuestro (o sea: caro). Además descubrimos un pequeño mercado en una de las torres de la muralla, muy curioso.

NURNBERG_51

NURNBERG_48

NURNBERG_49

NURNBERG_52

NURNBERG_50

Y nada más, U-Bahn hasta el aeropuerto, escala en Zurich, y llegada al Prat más o menos a la hora. Ya tenemos el principal mercado navideño visitado, mi regalo fue un éxito, el problema es que me parece que ahora tendremos que ir a todos los otros mercados navideños. Bueno, problema lo que se dice problema tampoco lo es demasiado 🙂

El valle del Mosel

Esta es una zona de la que nos habían hablado mucho, y nos la habían descrito como una de las más bonitas de Alemania, empatada (aunque en otro estilo) con la Selva Negra. Y la verdad es que sí. Y como centro de esta zona escogimos un cámping cerca de Koblenz, ciudad que contempla como el Mosel (Mosela en castellano) se junta con el Rin.

Visitar esta zona en verano tiene una particularidad, y es que se celebra el Rhein in Flammen, fuegos artificiales en el río. Esto provocaba que el cámping tuviera el cartel de completísimo, por suerte solemos viajar con los cámpings reservados con meses de antelacion. El Rhein in Flammen no lo vimos, lo poco que nos gustan las aglomeraciones hicieron que prefiriesemos quedarnos tranquilos en el cámping esa noche. De todos modos el día que llegamos después de plantar la tienda aprovechamos para ir a pasear por la zona y acercarnos a los castillos que «vigilan» el río, llegamos demasiado tarde para poderlos visitar.

MOSEL_01MOSEL_02MOSEL_03MOSEL_04MOSEL_05MOSEL_06MOSEL_07MOSEL_08MOSEL_09MOSEL_10

Castillo de Marksburg

Castillo de Marksburg

Decidimos visitar el pueblo de Cochem, además el viaje nos permitía pasar por una pequeña carretera al lado del río Mosel, como el día anterior y como en la Selva Negra, las carreteras valen mucho la pena. El paisaje era espectacular, y desde el fondo del valle trepaban viñas por las empinadas faldas de la montaña, viñas por las que no puede entrar ningún tractor, eso seguro. Es una gran zona vinícola de Alemania, el vino alemán tiene sus admiradores, después de probarlo tanto Sandra como yo decidimos quedarnos com la cerveza alemana y reservar el vino para el glühwein. Hicimos varias paradas por el camino para retratar el valle.

MOSEL_14MOSEL_15MOSEL_16MOSEL_17Cochem es el típico pueblo que es bonito y lo sabe y lo aprovecha. No es criticable, pero provoca que el centro esté completamente dedicado al turista, eso sí, el pueblo es precioso y el castillo que lo vigila encaramado es fantástico.

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

Cochem

MOSEL_25Después de almorzar tiramos hacia el pueblo de Andernach.

Andernach

Andernach

¿Por qué Andernach? Porque en 1920 allí nació Charles Bukowski y soy así de friki.

Fan de Bukowski nivel friki

Fan de Bukowski nivel friki

No esperaba mucho y la verdad es que Andernach es un pueblo muy bonito. A ver no es el pueblo alemán más bonito pero está bastante bien, tiene una muralla y un casco antiguo muy bien conservado, y ni una sola referencia a Charles Bukowski (bueno, eso ya lo sabía).

Andernach

Andernach

Andernach

Andernach

Andernach

Andernach

Andernach

Andernach

Mientras nos pensábamos si ir o no al festival de los fuegos artificiales en el Rin paseamos por los alrededores del cámping. Parecía que estuviéramos en la playa, gente tomando el sol y bañándose y practicando todo tipo de actividades acuáticas aprovechando que este tramo de río era muy tranquilo.

MOSEL_32MOSEL_33Quedaba la estrella de esta zona, la ciudad de Koblenz. No llegamos temprano, aparcamos dónde pudimos y fuimos hacia Deutsches Eck, el punto en que se unen el Mosel y el Rin.

MOSEL_34MOSEL_35MOSEL_36MOSEL_37MOSEL_38MOSEL_39MOSEL_40MOSEL_41MOSEL_42MOSEL_43MOSEL_44MOSEL_45Como se hizo la hora de comer zampamos en un biergarten (¡y no me cansaré de recomendar los biergarten y los schweinhaxe!) y planificamos la tarde.

Schweinhaxe!!!

Schweinhaxe!!!

MOSEL_47La idea era subir con teleférico a la fortaleza que hay al otro lado del río desde dónde se domina la ciudad y el Deutsches Eck. Pero empezó a llover, a llover mucho, y no paró. No deja de ser una cosa esperable cuando se va allí arriba (y que explica que los alemanes nos invadan en verano) pero nos fastidió los planes así que nuestra visita a Koblenz no fue demasiado resultona.

MOSEL_48MOSEL_49MOSEL_50MOSEL_51

Bonn

Antes de recoger los trastos y cambiar de camping aún nos quedaba una ciudad en la zona para visitar, Bonn. Bonn es famosa por ser donde nació Beethoven y por ser un buen puñado de años capital de la RFA o República Federal de Alemania o Alemania Occidental, incluso. Si queréis profundizar en estos temas nada tan fácil como clicar en los enlaces.

Como en tantas otras ciudades hay restricciones a la hora de circular con coche, nosotros nada más entrar buscamos el centro y un párquing, no necesariamente en este orden. Y ya con el coche aparcado a salir a pasear.

BONN_01BONN_02Como es lo más normal el paseo nos lleva hacia el centro, donde hay una iglesia muy impresionante, sólo tenéis que seguir los indicadores que ponen Münster y llegaréis a la catedral.

BONN_03BONN_05BONN_06BONN_07Las referencias a Beethoven en la ciudad son constantes, un poco como Aachen y Carlomagno. La casa natal de Beethoven también está señalada y de hecho es una visita típica en la ciudad.

BONN_04

BONN_09Es una ciudad pequeña, y nos dió muy buena impresión, sobretodo nos pareció un sitio agradable. Comimos en un local bávaro que nos habían recomendado donde me zampé un schweinshaxe de impresión, y luego paseamos.

Schweinshaxe

Schweinshaxe

BONN_08BONN_10BONN_11BONN_12Además hacía muy buen día, lo que nos animó a buscar una terraza con wifi, al final fuimos a un starbucks donde estiramos un refresco a base de té una hora larga mientras nos poníamos al día con los móviles.

BONN_13BONN_14BONN_15Y con estas imágenes del río despidámonos de Bonn y de la zona de Colonia, próxima parada Koblenz y el valle del Mosel.

BONN_16BONN_17

Aachen

Dudo que Aachen suene a alguien, pero  Aquisgràn quizás sí. La ciudad donde murió Carlomagno y dónde no se coronó emperador (lo tenía mal entendido). Nos caía más o menos cerca, y la quería visitar desde que leí el libro Montecristo de Marc Pastor, llamadme friki.

AACHEN_01Es demasiado pequeño para ser una ciudad y demasiado grande para ser un pueblo, podéis llamarlo pueblo grande o ciudad pequeña, a vuestra elección. Llegamos, aparcamos y nos dirigimos al centro. Un centro bonito, accesible y lleno de referencias a Carlomagno.

AACHEN_02

AACHEN_03

AACHEN_04

AACHEN_05

AACHEN_06Y lo más espectacular de Aachen sería la catedral, y si os da pereza clicar el enlace ya os explico que lo que más merece la pena es la capilla palatina, originaria del siglo VIII, ni más ni menos. El estilo es carolingio, puede parecer un románico muy primitivo con toques de bizantino, pero no es exactamente lo mismo. Las imágenes hablan por sí solas. Hablando de imágenes, para tomar fotos hay que pagar un euro, y hay empleados persiguiendo a la gente, pero no dan abasto así que escaparse de pagar es perfectamente posible.

AACHEN_07

AACHEN_08

AACHEN_09

Esta parte es posterior, gótica, siglo XV

Esta parte es posterior, gótica, siglo XV

AACHEN_11Esta capilla, con los restos de Carlomagno, es arte e historia, aún así Aachen no está invadido por turistas, y se puede pasear tranquilamente por las calles peatonales del centro. Hay más cosas para ver, pero después de la capilla cualquier cosa que veamos nos decepcionará.

Exterior de la capilla

Exterior de la capilla

Exterior de la capilla

Exterior de la capilla

Después de almorzar y pasear un poco decidimos ir hacia Düsseldorf. En principio lo habíamos descartado, no nos habían hablado excesivamente bien, pero teníamos la tarde libre. Nos pusimos en marcha y para allí que fuimos. A medida que nos acercábamos el cielo se ponía más y más negro. Llegamos, aparcamos y empezamos a pasear por el centro y nos tenemos que refugiar bajo un parasol de un bar, a ver si escampa, pero no. Una hora o así después decidimos volver, hice esta foto de Düsseldorf dónde además de la ciudad se ve el tiempo que hacía, aunque aquí ya se empezaba a levantar.

Düsseldorf

Düsseldorf

Volvió a tocar cocinar dentro de la tienda, por suerte luego paró de llover y acabamos cenando al aire libre, los campistas estamos contentos con muy poco.

Las "vistas" desde la tienda

Las «vistas» desde la tienda

Köln

Tocaba visitar la ciudad de Colonia, o Köln, en teoría una de las estrellas de estas vacaciones. Queríamos visitar cosas en esta zona y usaríamos el cámping como base, montar y desmontar puede ser agotador y tirar de coche no se hace pesado. Coincidió que estuvimos en el mejor cámping de las vacaciones, por si estáis pensando en ir era concretamente éste, aunque en la foto sólo se vea nuestra tienda.

KOLN_Camping

Está en un entorno idílico, como veréis más adelante, y a sólo cinco minutos de una estación creo que de Ü-bahn (aunque lo pillamos en un tramo que iba por superficie) equipada con párquing. Perfecto para visitar la ciudad, ciudad que tenía restricciones de tráfico que no me molesté en investigar.

De camino a la estación

De camino a la estación

Y una cosa que hay que saber sobre Köln es que fue una de las ciudades más castigadas por los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial. Poco más a menos la ciudad quedó como se ve en esta foto.

Copyright: A. Church

Copyright: A. Church

Que nadie se engañe, la catedral (arriba del todo) quedó en pie porque los bombarderos necesitaban un punto de referencia, nada más que por eso. En diez minutos de Ü-bahn nos plantamos en el centro y nos pudimos acercar a la gran atracción de Köln: su catedral, el Dom.

KOLN_02

KOLN_03

El interior es magnífico

El interior es magnífico

La foto para poder decir que estuvimos allí

La foto para poder decir que estuvimos allí

Es obligatorio cruzar el río y hacer fotos de la catedral también desde la otra orilla.

KOLN_06

KOLN_07

KOLN_08

Desde el puente también podemos disfrutar de muy buenas panorámicas sobre el resto de la ciudad.

KOLN_10

KOLN_11

KOLN_12

KOLN_14

Como todos los puentes, este no ha sido inmune a la moda de los candados, se tiene que acabar con esta moda. Más que nada porque yo ya me estoy empezando a plantear si sería posible cobrar rescate por estos candados…

KOLN_15

KOLN_09

¿Tiene más cosas Köln? Pues la verdad es que no muchas, muchas iglesias que por época tendrían que ser románicas, pero entre que es un románico muy diferente y que ya hemos visto cómo quedó la ciudad pues no eran muy de fiar, y no tenían ni un 1% de las visitas que tenía el Dom. El casco antiguo de la ciudad no era especialmente destacable, ni antiguo.

KOLN_16

KOLN_17

KOLN_18

KOLN_19

KOLN_20

Resumiendo, la catedral sí, vale mucho muchísimo la pena, sería imperdonable pasar por Köln y no visitarla, o estar a menos de tres horas en coche y no acercarse. El resto de la ciudad no vale mucho la pena, al menos vista como nosotros: sólo el centro y deprisa. La catedral es genial y se merece todas las fotos que se le puedan hacer.

KOLN_13

Antes he dicho que el cámping estaba en un entorno idílico y aquí tenéis la prueba, todo este parque para pasear y disfrutar, cosa que hacían no pocos nativos si el día acompañaba.

KOLN_21

KOLN_22KOLN_23

Y con el trabajo hecho así acabamos el día en el cámping.

Zwei Dom bitte!

Zwei Dom bitte!

Hamburgo

Tocaba visitar la ciudad de Hamburgo (ciudad estado además), y la verdad es que ni la noche ni la mañana con su lluvia invitaban a salir, pero tocaba. Charlamos con unos vecinos de cámping, nos encontramos en un cobertizo para desayunar, y nos dijeron que ellos también iban a Hamburgo y que nos podían guiar hasta dónde aparcaban ellos. Dicho y hecho, los seguimos y aparcamos los coches juntos, ellos fueron a lo suyo y nosotros a visitar la ciudad, y lamentando habernos preparado para un día de lluvia, ¡qué calor pasamos!

HAM_01HAM_02HAM_03La ciudad de Hamburgo tiene canales y una estética muy industrial, pero queda muy bien, la combinación del ladrillo con el cielo y los canales que llevan al puerto, y las vías del tren, todo muy alemán (o sea, muy organizado).

HAM_04HAM_05HAM_06HAM_07HAM_09HAM_10En seguida quisimos ir hacia el barrio rojo o reeperbahn, había un buen paseo, pero también hubiéramos disfrutado de caminar sin rumbo, pero habíamos leido que era necesario ir a reeperbahn, también conocido como Sankt Pauli, y viendo lo que nos estaba gustando la ciudad todo nos parecía bien.

Reeperbahn a ver, es un barrio dónde te encuentras sólo entrar con este cartel:

De noche tiene que ser una zona encantadora

De noche tiene que ser una zona encantadora

El cartel nos dejó flipados

El cartel nos dejó flipados

La primera impresión que nos produjo reeperbahn fue «hemos llegado a Lloret», y no hablo del Lloret interesante del que hablé en esta entrada, hablo del otro. Bares, tiendas y sex-shops, al menos estuvo bien porque entre un bar y un sex-shop pasamos las horas de más calor con aire acondicionado.

HAM_16HAM_17

Lo mejor para el calor

Lo mejor para el calor

Si el cartel de la entrada al barrio tenía su aquel aquí ya…

BarriRoig2

En la foto no sale pero había segurata

En la foto no sale pero había segurata

Entré, Sandra me esperó fuera con la cámara, y con más mujeres que estaban esperando a que sus maridos les explicaran qué se escondía. Exactamente lo mismo que los escaparates de Ámsterdam, con prostitutas, pocas porqué era por la mañana. Imagino que el acceso restringido es para no convertir aquello en una atracción turística como en Ámsterdam.

Acabamos en el puerto, con todo de paradas de cosas más o menos relacionadas con la solidaridad y comida, no había ninguna tienda de pantalones cortos (me hubiera comprado unos al momento), había ambiente com de feria, como empezaba a ser normal por todo Alemania encontrarnos con las fiestas  ya ni preguntamos. Por cierto, muy buenos los bocatas de pescado, con eso y una cerveza matábamos el hambre un rato.

HAM_19HAM_20HAM_21De allí ya tiramos para arriba, hacia la parte de la ciudad que no era ni el puerto no el reeperbahn. Llegamos al ayuntamiento donde ondeaba una bandera muy colorida.

HAM_22HAM_23HAM_24HAM_25Había un festival GLBT y toda esa zona tenía mucha animación. Con animación o sin era un paseo con unas grandes vistas.

HAM_26HAM_27HAM_28HAM_29HAM_30HAM_31HAM_32Con esto ya completamos el día. Acabó siendo una visita exprés, la verdad es que la ciudad da para bastante más y fue uno de los lugares que más nos gustaron en estas vacaciones.

HAM_33

Stau

Una palabra alemana que aprendimos y sufrimos este verano es STAU, o sea: caravana. Según google maps entre Frankfurt y Hamburgo hay 496 quilómetros, y unas cinco horas y pico de viaje, en teoría. Alemania tiene unas autopistas cojonudas, muy extensas y gratuitas (el sueño de todo catalán), pero las tienen que arreglar en verano para que en invierno estén en perfectas condiciones para aguantar el tráfico con sus nevadas y la heladas y… vaya que se entiende que arreglen las carreteras en verano, con lo que esto implica.

Nos tiramos unas ocho horas de coche hasta llegar al siguiente cámping, estábamos rotos. Y este cámping fue un hallazgo, nos pusieron en una especie de rincón, llovió todas las noches, estábamos en el culo de todas partes y era un cámping enorme. Nos explicaron que el cámping daba acceso a… esto:

GROSSENSEE_01GROSSENSEE_03GROSSENSEE_04De acuerdo, no es la costa brava, pero un lugar dónde poderte bañar y tener un poco de «playa» después de ocho horas de coche… nos pareció el paraíso, todos los días que estuvimos en esta zona volvíamos al cámping con la ilusión de poder remojarnos a gusto.

GROSSENSEE_02¿Cómo podéis distingir en una playa rápidamente y sin equivocaros a los catalanes/españoles del resto? Los catalanes/españoles son los que se quedan con el bañador mojado al salir del agua, los otros, todos los otros, se cambian el bañador por uno seco al salir del agua.

GROSSENSEE_05En esa playa había una representación de paises bastante variada. A mi me sorprendía la cantidad de coches en el cámping con matrículas DK, S o N, pero Sandra me hizo notar que ellos estaban más cerca de su casa que nosotros, estábamos lo más al Norte que llegaríamos en este viaje.

Frankfurt

frank_inst_02Levantábamos el campamento, tocava tirar hacia el norte, hasta las cercanías de Hamburgo. Son un montón de quilómetros, y planificamos pararnos en Frankfurt, a pasar la noche. Parada de una sola noche quiere decir dormir en un Ibis, bastante más recomendable que los Formule1 y de un precio similar.

Llegamos a Frankfurt am Main casi a la hora de almorzar, el coche al párking del hotel, las maletas imprescindibles en la habitación, y a pasear. Delante mismo del hotel teníamos el U-Bahn (en teoría si van por superfície se llaman S-Bahn, pero este se llamaba U-Bahn porque sólo tenía un tramo en superfície pero al adentrarse en Frankfurt ya lo hacía bajo tierra). La manera más económica para moverse fue comprar billetes para grupo, pero todo dependerá de los viajes que queráis hacer, nosotros gastamos cuatro, ir los dos al centro y volver luego por la noche. El centro es relativamente pequeño y andando llegais a todas partes, claro que nosotros sólo teníamos una tarde, si tenéis planificado pasar más tiempo en Frankfurt quizás hay otras opciones de transporte más adecuadas.

frank_inst_01Nada más llegar al centro comimos algo, que teníamos hambre. Y nos encontramos en una plaza grande y moderna, y empezamos a caminar y hacer fotos como los turistas que éramos.

FRNKF_01FRNKF_04FRNKF_02FRNKF_03FRNKF_05FRNKF_06Después llegamos a lo que sería la plaza, que es exactamente como alguien se imaginaria una plaza alemana, y además estaban de fiestas, mucho ambiente, mucha gente en la calle, carpas llenas de comida y bebida y tiendas variadas.

FRNKF_07FRNKF_09

Vaca al ast

Vaca al ast

Y se intuía donde caía la catedral. La catedral de Frankfurt fue muchos años el lugar de coronación del emperador alemán, por fuera está muy bien, por dentro no tanto.

FRNKF_08FRNKF_10FRNKF_11FRNKF_12frank_inst_06Y de allí nos fuimos acercando al río, que era dónde estaba toda la animación, una cerveza en la orilla del Main nos apetecía mucho. Un detalle sobre los alemanes, os harán pagar el vaso, normalmente entre uno o dos euros, y os darán una ficha, cuando acabéis lleváis el vaso y la ficha y os devolverán el dinero, esto es así en ferias y carpas, normalmente no en bares, aunque algún biergarten sí, por si os sorprende que os cobren más del precio marcado, no os han visto la cara de turista y os están intentando timar, no sufráis.

FRNKF_13FRNKF_14FRNKF_15FRNKF_16No sabemos si los homeless están siempre en las vías de tranvía o sólo estos días que no circulaba, creo que sólo vimos vagabundos en Frankfurt y Hamburgo.

FRNKF_17FRNKF_18En Alemania el tiempo es el que es, un poco de sol implica media ciudad en la calle, si además son fiestas tenemos toda la ciudad en la calle. Ayuda mucho a esto que aquí quedarte al sol no implica ser inciderado como en Catalunya. Y que los alrededores del río son un gran entorno.

FRNKF_19FRNKF_20FRNKF_21FRNKF_22FRNKF_23

Esta moda tiene que acabar

Esta moda tiene que acabar

FRNKF_25FRNKF_26FRNKF_27FRNKF_28

La foto

La foto

FRNKF_30FRNKF_31frank_inst_04En la línea de museos que no visitamos aquí tenían uno muy interesante dedicado al cómic con una expo del gran Ralf König, no teníamos tiempo. Nos alejamos un poco de la zona del río, queríamos ver otros puntos interesantes de Frankfurt, y caminar. Después de toda la mañana en el coche caminar nos apetecía mucho.

La "city" de Frankfurt

La «city» de Frankfurt

Un € para dominarlos a todos...

Un € para dominarlos a todos…

Ópera

Ópera

FRNKF_35Con el buen tiempo que hacía las plazas eran una delicia, no me cansaré de repetirlo, y sentarse a degustar una cerveza viendo la vida de la ciudad bullendo alrededor es una cosa que hay que hacer.

FRNKF_36Antes de ir a cenar tuvimos tiempo de volver a acercarnos al río y subir en la noria que había allí con motivo de la feria. Fue todo un acierto, disfrutamos de unas muy buenas vistas de la ciudad desde un punto de vista privilegiado.

FRNKF_37FRNKF_38FRNKF_39FRNKF_40FRNKF_41Y con esto ya fuimos a cenar, volvimos al local de la vaca al ast. No fue demasiado espectacular ya que la vaca después de asarla la ponían en una especie de estofado, bueno pero no era vaca al ast tal cual, si en estofado la carne ya era consistente directamente asada tenia que ser sólo para los muy valientes.

Y después de comer un plato de vaca, alguna salsicha y las correspondientes cervezas (con los vasos retornables) ya volvimos al hotel.

frank_inst_03Frankfurt fue una de las sorpresas de este viaje, la gente que ya había estado no nos hablaban muy bien de la ciudad, nos esperábamos muy poco y nos quedamos gratamente sorprendidos con una ciudad que puede ser una escapada ideal de fin de semana.

FrankfurtÚltimafrank_inst_07

Heidelberg y Baden-Baden

HEI_BAD_01El plan del día eran dos ciudades: Heidelberg y Baden-Baden, la primera es una universidad que ha crecido hasta llegar a ser ciudad, y la segunda es un balneario que ha crecido hasta llegar a ser ciudad. Quizás estoy exagerando un poco, pero solo un poco.

Hace la tira de años alguien me comentó que Heidelberg era básicamente una calle, y sí. Hay una calle principal, peatonal y completamente comercial, como el Portal de l’Àngel de Barcelona, y con muchas tiendas del mismo estilo.

HEI_BAD_02HEI_BAD_03HEI_BAD_04HEI_BAD_05HEI_BAD_06Para compensar la calle es muy larga y acaba conduciendo a la iglesia, el puente viejo y lo que sería el casco antiguo, o un par de plazas que parecen antiguas en todo caso y desde dónde se ve el castillo. Aunque el curso aún no había empezado (estábamos a 31 de julio) la proporción de gente joven por las calles era brutal, muchísima más que en Freiburg, y mismo ambiente de ciudad universitaria, con el curso empezado tiene que ser para verlo.

HEI_BAD_07HEI_BAD_08

Castillo

Castillo

HEI_BAD_10

Puente Viejo

Puente Viejo

HEI_BAD_12HEI_BAD_13HEI_BAD_14Después de almorzar salsichas tiramos para la otra destinación del día, Baden-Baden. Coche y para allí, llegamos y en la oficina de turismo dos dieron un mapa y nos dijeron que con un par de horas teníamos de sobras para ver la ciudad.

HEI_BAD_29Aquí también hay un centro peatonal-comercial, y pasear es una delicia, quizás la cantidad de tiendas no ayudan, y si no podéis con el lujo quizás que no os acerquéis, en este detalle me recordó (aunque de forma mucho más modesta) Mónaco, pero en un entorno impresionante que no deja dudas sobre porque esta ciudad era un balneario, y otro, y otro… Y un detalle práctico, aparcar es complicado, no os lieis y meted el coche en un párking.

HEI_BAD_15HEI_BAD_16HEI_BAD_17HEI_BAD_18HEI_BAD_19HEI_BAD_20Calle comercial, canales paradisíacos y un museo de arte (el Museo Frieder Burda el enlace es a la viquipèdia, en la wiki en castellano no està, en alemán ) que me quedé con ganas de visitar, tenía muy pero que muy buena pinta.

HEI_BAD_21

Museo Frieder Burda

Museo Frieder Burda

Museo Frieder Burda

Museo Frieder Burda

HEI_BAD_25Vista la parte más monumental queba la iglesia, y las cuestas del casco antiguo (muchas cuestas, lo que explica que las tiendas estén en la parte de abajo).

HEI_BAD_26HEI_BAD_27HEI_BAD_28HEI_BAD_30Pese a no ser muy tarde volvimos al cámping, hacia buen tiempo, sin lluvia, y quizás podríamos disfrutar de pasar un rato al fresco sin chapotear en agua, los campistas somos gente sencilla que nos conformamos con poco.

Ludwigsburg Schloss y Stuttgart

Los objetivos de hoy son el palacio de Ludwigsburg y la ciudad de Stuttgart. El palacio de Ludwigsburg o Ludwigsburg Schloss, está inspirado (¡cómo no!) en Versalles, como casi todos los palacios europeos.

El palacio de Ludwigsburg está en el pueblo del mismo nombre, llegamos y pagamos la entrada (7€), y dentro no se podían hacer fotos (tampoco eran excesivamente rígidos en esto), hay que hacer visita guiada, nos tocó un guía muy mayor y con un inglés con acento alemán que era complicado entender.

LDWGSTUTTGART_01

LDWGSTUTTGART_02

LDWGSTUTTGART_03

Después de visitar el palacio queríamos pasear por los jardines, dimos vueltas y vueltas, un poco como unos tontos, hasta que nos dimos cuenta que se tenían que pasar unos tornos para entrar. Los jardines están cerrados al público, la gente va para pasear o hacer deporte, y se paga entrada.

LDWGSTUTTGART_04

LDWGSTUTTGART_05

LDWGSTUTTGART_06

La mejor foto del palacio

La mejor foto del palacio

Se hacía tarde y tiramos para Stuttgart. Aparcamos en un párking tras el Rathaus (ayuntamiento), y en seguida estábamos buscando un lugar para almorzar, que ibamos con hambre.

LDWGSTUTTGART_08

LDWGSTUTTGART_09

LDWGSTUTTGART_10

En Alemania hay unas cosas llamadas biergarten, si encontrais uno ¡id! La comida es senzilla pero buena, la cerveza no es buena, es sensacional, esto fue un almuerzo modesto (¡y a las cinco de la tarde!):

Ya con los estómagos llenos nos dedicamos a pasear por la ciudad. Nos gustó, se veia con mucha vida, en realidad es una ciudad tirando a grande, y si me hubiera informaco antes de ir hubiera planificado una excursión al museo Porsche, ahora tendré que volver. El centro de Stuttgart tenía buen aspecto, muy parecido al centro comercial de cualquier ciudad de un tamaño similar, y era verano, esto hacía que los alemanes tomaran al asalto la calle, vivir los inviernos aquí arriba tiene que forjar el carácter.

Stiftskirche

Stiftskirche

LDWGSTUTTGART_13

LDWGSTUTTGART_14

LDWGSTUTTGART_15

LDWGSTUTTGART_16

LDWGSTUTTGART_17

LDWGSTUTTGART_18

Schlossplatz

Schlossplatz

LDWGSTUTTGART_20

LDWGSTUTTGART_21

LDWGSTUTTGART_22

Estació central (Hauptbahnhof), coronada per l'altra marca d'Stuttgart, Mercedes

Estación central (Hauptbahnhof), coronada por la otra marca de Stuttgart, Mercedes

LDWGSTUTTGART_24

LDWGSTUTTGART_25

LDWGSTUTTGART_27

Y después del paseo recogemos el coche y de vuelta al cámping.

No tengo fotos de lo que nos encontramos al volver, tantos días de lluvias había hecho que saliera agua del suelo, y teníamos la tienda bajo dos dedos de agua, mi ocurrencia de desenchufar el conector eléctrico antes de marchar fue todo un acierto. Vaciamos parte de la tienda, la giramos sobre terreno seco y dimos por acabado el día. Al día siguiente el encargado del cámping nos dirá que tuvieron uno de los junios más secos que se recuerdan, ¡nos ha tocado este julio como compensación!