San Francisco 3 de 3. Alcatraz, Japanese Garden, Golden Gate Bridge

Era nuestro último día en San Francisco, y tocaba una de las visitas que ya traíamos reservada desde casa. No era temporada alta, pero aún así había muchos turistas, además era día 12 de octubre que en Estados Unidos también es festivo, o sea que fue una buena idea tenerlo ya atado.

sf_03_01Llegamos hasta el puerto, bajamos en Fisherman’s Wharf  y nos acercamos al Pier 33 desde donde salen los Alcatraz Cruises y nos ponemos pacientemente en la cola para embarcar. Había mucha gente pero bien organizada, así que fue bastante rápido.

sf_03_02sf_03_03La travesía dura poco, quince minutos, veinte como mucho, y llegamos a la siniestra Alcatraz. Al llegar veremos una pintada, recuerdo de la ocupación de la isla por parte de indios americanos, o americanos nativos, o miembros de las primeras naciones, entre 1969 y 1971.

sf_03_04sf_03_05sf_03_06Alcatraz es conocida por ser una cárcel, una de las más duras, allí iban aquellos de los que se esperaba ya nada, el final de la escapada. Funcionó como prisión federal entre 1933 y 1963, la isla había tenido otros usos con anterioridad.

sf_03_07sf_03_08sf_03_09sf_03_10Leyendas al margen la visita vale mucho la pena, aunque el estado de las instalaciones no es exactamente óptimo. El aire del mar y el relativo aislamiento y la dependencia del transporte en barco para abastecimiento (o para llevar a los hijos de los funcionarios, que vivían en la isla, a la escuela) hicieron esta prisión demasiado cara. Además, la fama de prisión inviolable sufrió un duro revés con la fuga de 1962.

En la entrada pasamos por donde pasaban los nuevos, todo el tema del ingreso en prisión, ropa y duchas.

sf_03_11sf_03_12sf_03_13La visita incluye audioguía en todos los idiomas, os la recomiemdo, así podéis iros informando mientras paséais por las dependencias de la cárcel.

sf_03_14sf_03_15sf_03_16Se pueden ver las celdas, y las celdas de castigo y el lugar por donde se supone que escaparon los fugados de 1962. El edificio no deja de ser una cárcel, no es la visita más festiva que se puede hacer pero vaya, tampoco es como visitar un campo de concentración (y sé lo que digo, he visitado tres: Mauthausen, Dachau y Terezin).

sf_03_17sf_03_18Desde los patios y la parte exterior de la cárcel se tienen unas muy buenas vistas de San Francisco y el Golden Gate Bridge.

sf_03_19sf_03_20sf_03_21sf_03_22sf_03_23sf_03_24También se visitan las dependencias de los funcionarios, trabajar en un sitio así, viendo San Francisco allí a tocar, tiene que ser aún más duro, la parte buena del trabajo es que incluia la casa, la parte mala es que era allí, con ellos, y en caso de motín la cosa se podía poner muy fea, como en 1946.

sf_03_30sf_03_31Y las celdas de los que se escaparon, se hizo una película y todo con Clint Eastwood, con el muñeco que pusieron para que no se viera que se habían marchado.

sf_03_32Vistas de San Francisco, tirando de zoom de la cámara:

sf_03_28sf_03_29Más fotos de las dependencias y una foto que como bibliotecario y friki del tema no podía dejar de hacer:

sf_03_33sf_03_26Con esto y la preceptiva pasada por la tienda (donde me compré un libro sobre la ocupación de la isla por parte de los indios americanos) volvimos a tierra firme (en San Francisco esto es una expresión no literal).

sf_03_34sf_03_27Comimos en uno de los muchos garitos de Fisherman’s Wharf (nada del otro jueves pero a un precio que tampoco era un atraco). Hicimos una pasada por el hotel con la idea de hacer un poco de siesta pero justo cuando llegamos querían entrar a hacer las habitaciones, así que nos pusimos en marcha y cogimos el coche, que no habíamos tocado desde que llegamos.

sf_03_45sf_03_46Nos dirigimos hacia Golden Gate Park, un parque muy muy grande, dentro hay algo que merece la pena visitar: el Japanese Tea Garden. Aparcarmos el coche por el parque (en Estados Unidos los parques son tan grandes que se puede apacar en las calles que los cruzan) y aflojamos los 8$ por persona para entrar, el lugar es sensacional.

sf_03_35sf_03_36sf_03_37sf_03_39sf_03_40sf_03_41sf_03_42sf_03_43Es recomendable tomar un té allí para empaparse de la atmósfera, es lo que hicimos antes de volvernos a mover, aún nos quedaba una cosa.

sf_03_38sf_03_44Llevaba todos estos días prometiendo a mi señora que conocía el mejor sitio para hacer fotos del puente, del Golden Gate. La vez anterior que estuve en San Francisco me llevaron a ese punto, las posibilidades de encontrarlo no eran excesivas. Me llevó gente local, a las tantas de la noche y después de un día agotador, aún así lo encontré.

sf_03_47Se trata de dirigirse al Golden Gate Bridge Welcome Center, hay que ir al Golden Gate y está señalado antes de llegar. Hay un aparcamiento (de pago) y unas buenas vistas del puente. Este no es el sitio. Hay que salir del aparcamiento, dejar atrás el puente y bajar hacia el mar, en no mucho rato hay una salida a la izquierda, muy cerrada, Fort Point, seguid el desvío hasta el final para hacer las mejores fotos posibles del puente.

sf_03_48sf_03_49sf_03_50Si además es el crepúsculo podéis aprovechar para hacer fotos con el cambio de luz o ya de noche. Es un lugar solitario que conocen los locales y los surfistas.

sf_03_51sf_03_52sf_03_53sf_03_54sf_03_55sf_03_56sf_03_58sf_03_59sf_03_60sf_03_61sf_03_57Ya de noche volvimos al hotel a dejar el coche y fuimos a cenar, esta vez a un restaurante vietnamita, el Saiwalks, y la camarera, también en este restaurante, era hispana. La proporción de hispanos en la hostelería es demencialmente alta, muy útil si el inglés os cuesta.

12112012_10207880294590293_8853198984704475519_nY con esto se acababa San Francisco y prácticamente las vacaciones, teníamos que volver a poner rumbo a Los Angeles para la vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *