Reseña de: Prostituto de extraterrestres, de Rafael Fernández

Último libre de Rafael Fernández, también conocido como Ezcritor. este no es un libro que te seduzca, te coge por las pelotas y te arrastra. Tal como iba leyendo las opciones se reducían a dos: o Rafa es un escritor cojonudo o está muy enfermo y muy fatal de lo suyo… tampoco son opciones excluyentes.

La historia de Mierda, Pedo, Merchi, Paca Rosa (sí, habéis leido bien), David… no hay buenos, todos son ejemplos de seres humanos despreciables, ni como comida para perros servirían (en caso de sentir aprecio por los animales). Pero no son simplemente malos, o no del todo. Están sus circunstancias.

Mierda está en un matrimonio que siente como una cárcel, Pedo también, Merchi está fatal desde que la violó un delfín (a mí no me preguntéis), Paca Rosa ha conseguido ser presentadora de televisión como nos podemos imaginar, y David era un policía normal hasta que decidió montar un pequeño imperios de prostitutas y… ¿para qué seguir?

No es un libro para todos. Los personajes son odiosos y toda la narración es en primera persona, o sea que tendréis homofobia, machismo, misogínia, clasismo, racismo y prácticamente cualquier cosa que os podáis imaginar por retorcida que sea, por ofensiva que resulte. No se puede decir eso de que los personajes eran buenos y el mundo les convirtió en lo que son, no del todo, ellos ya eran malos antes, pero no tanto, las circunstancias son las que han disparado esto, todos somos malos, pero hay quién decide soltar a la bestia…

Como ya me he leido todos sus libros (excepto uno infantil porque voy fatal de tiempo) puedo ponerme en plan erudito y situar este libro en su obra. No es uno de los libros protagonizado por si alter ego Sigmundo (sus aventuras de momento acabaron en El comedor de coños), es un libro completamente de ficción, no basado en su vida. Por tanto sería un poco como Un bebé o Los alucinantes viajes en el tiempo de los EEUU, escribir partiendo de la propia experiencia es una cosa, ponerse a inventar sin esta base (o sin esta base tan visible) tiene mérito, y conseguir una novela que no se caiga es una tarea dificil, y lo consigue, lo consigue con nota.

Hace años que Rafa se autoedita, cansado de recibir negativas de las editoriales o que le pidieran quitar las fotos y aflojar un poco en todo el tema de cosas ofensivas, se ha tirado a la piscina y ha conseguido triunfar y vender sus libros, libros 100% libres y salvajes, a un precio ajustado te los envía y te los dedica, y por cierto, le encontraréis este Sant Jordi en la parada de Alibri en Rambla de Catalunya 20 (BCN), de 8 a 9 de la tarde (o de 20:00 a 21:00h, como prefirais).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *